sábado, 19 de abril de 2008

La estimación del mercado potencial para el proyecto

Los clientes de sistemas esperan de los productos de sistemas flexibilidad y dinamismo. Pues en un mundo globalizado y cambiante, y no solo en aspectos normativos (tributarios, laborales, etc.), sino además, por los mercados donde éstas se muevan, mercados altamente competitivos, y las nuevas tecnologías que se puedan ir incorporando en sus procesos productivos, los productos de sistemas que adquieran deben estar preparados para estos cambios. La flexibilidad y dinamismo que deben soportar los productos de sistemas, deben ser de total transparencia y de fácil adaptabilidad y, lo más importante, sin la necesidad de la intervención del proveedor de sistemas.

Con las características de una plataforma tecnológica completamente robusta y definida, que permita construir aplicaciones con potentes prestaciones y lograr la óptima funcionalidad y flexibilidad, y poder construir soluciones con total integración, máxima automatización y alto grado de inteligencia en los procesos organizacionales, permitirá la interoperabilidad entre las organizaciones, aplicando los ansiados conceptos de gobierno electrónico, comercio electrónico, mercado electrónico, democracia electrónica, sociedad electrónica.

¿Quienes estarían dispuestos a adquirir nuestros productos de sistemas?

El sector gobierno
Pues en la actual situación en la que se encuentra la Administración Pública, productos de sistemas con estas características podrán resolver la gran mayoría de sus problemas. Los involucrados en el sector gobierno se identifican como el gobierno nacional, los gobiernos regionales y los gobiernos locales, y todos los organismos descentralizados y de propia autonomía. Podemos construir un escenario donde se podrá articular los tres niveles de gobierno para sus procesos normativos, de planificación y de estrategias, para afrontar las necesidades de sus jurisdicciones, donde se podrán relacionarse con las otras instituciones y entidades del estado, relacionarse con los consumidores de la Administración Pública, tales como las empresas y los ciudadanos.

El sector privado
Éste atraviesa por una incertidumbre producto de los nuevos caminos que está logrando el Estado Peruano. Estamos hablando específicamente de los tratados de libre comercio. Estamos a puertas del inicio con los EE.UU. Pues entonces, ser competitivo es crucial para poder afrontar a nuevos competidores con más y mejor infraestructura y tecnología. No hay porqué temer ese nuevo reto. Si las empresas contarían con un producto de sistemas mucho más avanzado que de la del resto, pues el escenario competitivo será a favor de los nuestros. Podemos construir un escenario donde se podrá formar alianzas entre las empresas, conformados por las ya reafirmadas cadenas productivas, y con nuestros productos de sistemas se podrá lograr de forma totalmente transparente y funcional, y sin necesidad de estar geográficamente juntos. Otro escenario será la rentabilidad que generen nuestros productos de sistemas, ya que podrán integrar y automatizar todos los procesos de la organización, pudiendo obtener reducciones en los diferentes gastos, tales como operativos, comerciales, etc.

Y así podríamos seguir nombrando muchos escenarios más, y que nuestros productos de sistemas podrán satisfacer; inclusive aquellos escenarios que aún no existan.

Respecto al grado de inteligencia de nuestros productos de sistemas, podemos destacar su aplicación en el apoyo en la alta dirección de las organizaciones.

En el caso de la Administración Pública, poder contar con una herramienta que permita hacer simulaciones tanto de las normas a legislarse, como para los nuevos programas que se ejecutarán, y poder ver y medir los efectos que éstos repercutirán, o el impacto que ésta generará, y justamente “antes de”. Claro, nos podrá guiar en los ajustes que se deberían realizar para lograr los objetivos y el éxito de lo que se quiere hacer. En lo antagónico, los líderes políticos, representantes de los gobiernos, y/o los funcionarios directores, se enterarán de lo mal que les fue, o de lo mejor que pudo haber sido, siempre esto “después de”.

Para el sector privado, una herramienta inteligente en la tecnología que pueda adquirir, mediante nuestros productos de sistemas, va dirigido a las decisiones importantes, y en cualquier momento, que se deban dar para suplir con las problemáticas de un mercado cambiante y altamente competitivo. Con nuestros productos de sistemas, las empresas podrán ser capaces de anticiparse a estos cambios, podrán planificar estrategias más ajustadas a la realidad y con resultados certeros.

Para ambos casos, la inteligencia también está orientada al control máximo que se pueda otorgar en la administración y gestión de todos los procesos de la organización. La inteligencia de nuestros productos de sistemas, también ayuda a la interoperabilidad que puedan existir respecto a las relaciones con otras organizaciones y de cualquier tipo (pública, privada y consumidores), y a cualquier nivel.

Definitivamente, los clientes de sistemas esperan alta calidad, respecto a funcionalidad, productividad y rentabilidad, y a un bajo precio.

Nuestros productos de sistemas, con todas sus características y potenciales, pueden parecer de gran inversión. Pues ciertamente si lo es. Pero no hay de qué preocuparse. El plan estratégico de adquisición de nuestros productos es, al igual como se caracteriza nuestros productos de sistemas, total y altamente accesibles. Todos los productos estarán disponibles para cualquier tamaño de empresa y para cualquier organización pública.

Pero lo más importante a todo esto es que, para el caso del sector público, una institución grande, como puede ser una superintendencia, o una provincia importante, podrá adquirir nuestros productos de sistemas, con las mismas características y configuración, al mismo precio, o con el mismo costo, o con la misma inversión, que lo podría hacer una municipalidad distrital rural muy, muy pequeña.

Para el caso del sector privado, pues nuestro plan estratégico de adquisición también se ajusta en una realidad como la del sector público. Una empresa grande, con diferentes filiales a nivel nacional y con más 1000 trabajadores, podrá adquirir nuestros productos de sistemas, con las mismas características y configuración, del mismo plan presupuestal que se le podría hacer a una micro-empresa con menos de 10 trabajadores.

El plan estratégico de adquisiciones de nuestros productos de sistemas, está diseñado para no discriminar a nadie, tan solo por el poder adquisitivo o tamaño empresarial o institucional. Este plan estratégico de adquisiciones, permite tener acceso a nuestros productos de sistemas para todos, y todos aquellos que quieran incorporarse en un mundo moderno, globalizado y competitivo.

Ir al Contenido del proyecto Aplimática Mundo http://aplimatica.blogspot.com/2008/04/aplimtica-mundo-el-proyecto-de.html